Relación entre endeudamiento y recuperación económica

Aunque es obvio pensar que a mayor grado de endeudamiento, más trabajo va a costar salir de la crisis porque estaremos mucho más tiempo “desapalancándonos”, no parece que nuestro gobierno lo tenga claro a tenor de las últimas declaraciones eufóricas por haber obtenido un ridículo crecimiento intertrimestral en el último trimestre del año pasado (aunque … Sigue leyendo

Deflación interna

Desde que Paul Krugman defendiera en 2009 que España debería entrar en una etapa de “deflación interna” para superar la crisis, muchos teóricos de la economía, personas descatadas del mundo de la empresa y algunos políticos, han expresado sus ideas, casi siempre a favor, defendiendo la reducción salarial pero olvidando la cuestión de los precios, … Sigue leyendo

Estados Unidos otra vez en el punto de mira

Un artículo alertando de serios problemas sobre ese país en marzo de 2011, pero en aquella ocasión sin la expresión “otra vez”, trataba, igual que ahora en la falta de sintonía entre los dos principales partidos norteamericanos en relación al techo de la deuda. Pues bien, sus responsables políticos, como todos sabemos, no sólo no … Sigue leyendo

A Francia se le acaba el tiempo para controlar su deuda

Pero, si todos (los) (…) indicadores (de la economía francesa), (…), están tan mal, ¿cómo es posible que los tipos de interés que paga Francia por su deuda pública sean los menores desde el final de la II Guerra Mundial? Simplemente porque nadie se ha percatado de los problemas acuciantes de ese país. Sólo hay que ver las notas de todas las agencias de calificación.

Hemos sido realmente estúpidos

“Agua pasada no mueve molino”, es lo que dice la sabiduría popular, y efectivamente, por mucho que expliquemos lo que ocurrió en España en la época de la burbuja inmobiliaria y financiera, no nos servirá de nada para solucionar los problemas derivados de aquéllas, aunque sí para no caer en otra burbuja de similares o … Sigue leyendo

España, perspectivas no realistas

Es muy preocupante que los propios datos macro y sus proyecciones a uno o dos años, es la complacencia que demuestran nuestros gobernantes, sobre lo que escribí hace unos días en “Riesgo por Complacencia”. Si bien es cierto que el gobierno ha emprendido algunas medidas para atajar la crisis, no es menos cierto que queda un largo camino por recorrer, y posiblemente no estemos ni en el 50% de las correcciones necesarias. No es muy lógico que el BCE se ponga a comprar bonos españoles a sabiendas que no vamos a ser capaces de cumplir con los objetivos de déficit. No hacerlo, con seguridad supondrá nuevos ajustes que vendrán impuestos no desde nuestro gobierno, sino desde nuestros acreedores cuyo objetivo último es que les devolvamos lo que les debemos.

Fantasía Financiera

Hace unos meses escribí a Daniel Lacalle unas impresiones sobre cómo habíamos llegado a estar en esta situación económica desde el punto de vista del comportamiento del consumidor. Fue a raíz de un artículo suyo sobre el nivel de endeudamiento de la economía española publicado inicialmente en The Wall Street Journal. No era la primera vez que escribíamos ambos sobre ese asunto, aunque estando de vacaciones y con la mente más despejada recordé mi vieja idea en plena burbuja: si la gente debe destinar una proporción cada vez mayor a la compra de una vivienda, cada vez habrá menos dinero disponible para el consumo del resto de las cosas y por tanto estamos abocados a un desastre económico.

Esta situación que yo temía iba a pasar irremediablemente, sin embargo se fue demorando durante varios años más gracias al endeudamiento masivo y creciente de toda la sociedad española: consumidores, empresas y gobiernos.

Gobiernos sin ideas para salir del atolladero

Los niveles inimaginables de endeudamiento de los gobiernos en términos de PIB, sólo habían sido vistos en épocas de conflictos bélicos, que normalmente se solucionaban a base de defaults, inflaciones altas o condonaciones de deudas, o una mezcla de todas ellas, junto a altas tasas de crecimiento económico derivados de inversiones que suplían las dañadas infraestructuras. Pero esos niveles de endeudamiento en países desarrollados en tiempos de paz es un fenómeno no visto hasta ahora y al que los economistas no somos capaces de dar una solución sin dañar la estructura económica y el empleo.

La realidad que nos avergüenza

Mientras el Congreso de los Diputados no da a trámite una Iniciativa Legislativa Popular, con fecha 16 de junio, para eliminar las retribuciones a sus señorías una vez terminados sus mandatos respectivos, la prensa internacional pone el dedo el la llaga que más debe doler a nuestros señores diputados: la pobreza explícita y creciente en nuestro país. Dos situaciones opuestas que podrían entrar en un serio y peligroso conflicto a corto plazo.

Condiciones extraordinariamente desfavorables

En estos momentos, la deuda pública española ronda el 80% del PIB, las familias el 180% y las empresas el 120%, y entre todas debemos devolver hasta finales de 2013 casi un billón de euros, es decir, prácticamente el 100% de nuestro PIB. En un entorno de crecimiento cero o negativo, nadie podrá creer que cumpliremos con nuestros compromisos de devoluciones. En su lugar, nos espera una avalancha de refinanciaciones y muchos incumplimientos de pago.

  • Estadísticas / Stats

    • 65,376 visitas
  • Izadi® Asset Management

    Photos by Manuel Caraballo Callero
  • Contacto / Contact

    Web: http://www.izadi-ag.com

    email: info@izadi-ag.com
    Personal email: mcc.callero@gmail.com

    Tel.: +34 928 681 692
    Móvil / Mobile: +34 692 041 153
    ----------
    Photos are made by / Fotos realizadas por Manuel Caraballo