Gobiernos sin ideas para salir del atolladero


En mi último post hablaba sobre el fenómeno de la “stagflation” –inflación y estancamiento (o recesión) al mismo tiempo–, como un grave problema adicional al que nos enfrentamos en el caso de España, pero es que los problemas económicos europeos y norteamericanos, principalmente, pretenden ser abordados por gobiernos que no tienen muchas ideas a tenor de los resultados cosechados hasta la fecha. De hecho Jeremy Warner, editor asociado en The Daily Telegraph, repasa las teorías de los principales economistas, aquellos que han protagonizado las grandes tendencias teóricas del siglo pasado, y concluye que ni siquiera ellos habrían dado con la solución.

Los niveles inimaginables de endeudamiento de los gobiernos en términos de PIB, sólo habían sido vistos en épocas de conflictos bélicos, que normalmente se solucionaban a base de defaults, inflaciones altas o condonaciones de deudas, o una mezcla de todas ellas, junto a altas tasas de crecimiento económico derivados de inversiones que suplían las dañadas infraestructuras. Pero esos niveles de endeudamiento en países desarrollados en tiempos de paz es un fenómeno no visto hasta ahora y al que los economistas no somos capaces de dar una solución sin dañar la estructura económica y el empleo.

Por una parte, los seguidores de Hayek dirían que la intervención del gobierno para salvar al sector financiero, lo único que ha conseguido es incrementar la deuda pública de forma importante, con el consiguiente encarecimiento de nueva deuda que se paga con impuestos del contribuyente, por tanto empeorando la situación inicial. Los críticos de la Escuela Austríaca argumentarán que el proceso de recortes en el gasto público que vive la Unión Europea sólo están estrangulando a las economías, especialmente a las periféricas, con posibles graves consecuencias sociales a corto o medio plazo.

Por otro lado, es evidente que las políticas keynesianas aplicadas en EE.UU. no están dando los resultados esperados. Sólo han conseguido unos paupérrimos crecimientos del PIB junto a un mantenimiento de una alta tasa de desempleo, además de un incremento de las desigualdades sociales. Los economistas más influyentes no dudan que la intervención del gobierno norteamericano salvó al país de entrar en una nueva Gran Depresión similar a la del 29, pero todos coinciden en que ahora se debe enfrentar a una abultadísima deuda pública que supera el 100% del PIB.

Respecto a Marx, creo que no vale la pena hablar de esta cuestión. Los experimentos sufridos durante el siglo XX por algunos países y sus desastrosas consecuencias son harto conocidos por todos. No creo que el mundo esté dispuesto a cometer el mismo error dos veces.

En cuanto a Milton Friedman, a pesar de ser un defensor a ultranza de la libertad en cuestiones económicas, también defendía la intervención de los gobiernos para evitar las crisis económicas con la manipulación de la oferta monetaria. Posiblemente habría aceptado los diversos “quantitative easing” emprendidos por la administración Obama con la reducción de los tipos a casi cero y la flexibilización cuantitativa. Este tipo de políticas finalmente también ayudan a contrarrestar una deuda excesiva ya que el incremento de la masa monetaria conlleva altas tasas de inflación. Otros problemas se derivan de ese fenómeno, pero los gobiernos sólo piensan en el problema principal de la deuda excesiva. De hecho ésa fue justo la solución que se implementó en EE.UU. (de forma voluntaria o no) para solucionar la deuda proveniente de las políticas del New Deal de Roosevelt y los gastos de la II Guerra Mundial. Es una solución muy injusta para los tenedores de deuda y los ahorradores en general, pero el problema se resuelve finalmente.

La inflación resultante de estas medidas ocasiona un efecto perverso también en la clase trabajadora, que tendrá que presionar para conseguir mejores condiciones, lo que conllevará nueva inflación en una espiral que deja al país a medio-largo plazo fuera de los niveles de competitividad previa. El problema se soluciona a corto, pero a largo surgen otros diferentes, no sé si menos graves.

En cualquier caso, se aplique unas medidas u otras, los contribuyentes seremos los que pagaremos todas las facturas, en forma de desempleo y menores cotas de bienestar en un ajuste duro y largo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas / Stats

    • 64,074 visitas
  • Izadi® Asset Management

    Photos by Manuel Caraballo Callero
  • Contacto / Contact

    Web: http://www.izadi-ag.com

    email: info@izadi-ag.com
    Personal email: mcc.callero@gmail.com

    Tel.: +34 928 681 692
    Móvil / Mobile: +34 692 041 153
    ----------
    Photos are made by / Fotos realizadas por Manuel Caraballo

A %d blogueros les gusta esto: