Crecen los problemas para la banca


Podríamos hablar largo y tendido de los problemas de nuestro sistema financiero derivados de una política crediticia inmobiliaria laxa, pero hay mucha literatura ya abordando esta cuestión. Yo también he escrito algunos artículos al respecto.

En mi último artículo hablaba de las posibilidades de que la banca española se encontrara en alguna ocasión, no sólo con un problema de solvencia, sino de liquidez, incluso para abordar la financiación de su propio stock de viviendas (¿Una banca sin liquidez?). En el mismo argumentaba que, dado el alto número de viviendas que entran en los balances bancarios, y ante los problemas de financiación que crecen constantemente por parte de nuestro sistema financiero (para otros países también), a nuestros bancos y cajas de ahorros se les va venciendo el plazo de acceso a la “barra libre” del BCE, al verse con las puertas cerradas de los mercados de capitales privados, salvo para un par de bancos excepcionales. Al menos por ahora.

Este acceso fácil y barato a los fondos del BCE tiene los días contados. Lo dice el propio Trichet a menudo. Y es que desde la UE no se ve con buenos ojos lo que los norteamericanos practican últimamente: el “quantitative easing” (qe y qe2). Es decir, inyecciones masivas de liquidez al sistema económico para conseguir los niveles adecuados de reactivación que permita la reducción de una tasa de desempleo alarmante (para ellos) de casi el 10% de su población activa (aunque muchas fuentes indican que el porcentaje es muy superior dadas las peculiares características del sistema estadístico de ese país, que descarta a una serie de desempleados reales que no cumplen determinadas características). En fin.

El sistema norteamericano no está dando malos resultados por el momento. Si bien es cierto que el “quantitative easing” lo han tenido que repetir, y se trabaja para un tercer intento, de momento ha podido frenar el descenso en la recesión y alguna mejora en el crecimiento. Sin embargo, muchos indicadores hablan de una ralentización de las mejoras y se teme que el qe2 no haya dado los frutos convenientes.

Desde Europa dicha política se ve como un riesgo exacerbado de potencial chispa que prenda un proceso de hiperinflación. En U.S. de momento eso no ha ocurrido, y relevantes economistas como Paul Krugman y Joseph Stiglitz indican que se va por el buen camino y que Europa es la que está equivocada con sus políticas restrictivas.

Ya veremos quién tiene razón. De momento, el resto de los ciudadanos se quedan con la impresión de que la ciencia económica está en precario y que sus dirigentes políticos no saben qué tienen entre manos.

Pero volvamos a nuestro sistema financiero y su pesada digestión inmobiliaria.

Hace unos días, Banesto rompió el silencio que caracteriza a nuestros bancos en relación a la información relativa a este asunto. Reconoce la cartera de inmuebles del banco se ha disparado un 28% en los últimos doces meses hasta alcanzar los 2.950 millones de euros. Además ha entrado 1.082 millones y sólo ha salido 431 millones, es decir, que han entrado más viviendas que las que han sido capaces de vender durante 2010.

Por requerimientos del BdE, esta información debe hacerse pública por todo nuestro sistema financiero para el mes de febrero. Posiblemente los datos porcentuales del resto de bancos referidos a entradas y salidas de inmuebles en su inmensa mayoría no creo que difieran mucho de lo publicado por Banesto.

El 2011 va a ser una prolongación de esta tónica, sólo que acrecentada. Es la conclusión que obtienen destacados analistas del sector inmobiliario. Yo me atrevería a decir que será la tónica de los próximos años. No cabe en cabeza de nadie que tengamos un stock de viviendas nuevas de más de un millón (oficialmente) y que la demanda actual sea capaz de absorberla en menos de dos o tres años como indican algunas voces interesadas. Más bien, el período que se puede manejar en estos momentos es un ajuste del mercado que llevará al menos 5-7 años, siempre que se mantengan las condiciones actuales de actividad económica, restricción de los mercados de capitales y nivel de riesgo país disparado. Si estas condiciones empeoraran, el período se puede prolongar hasta finales de la década, al menos.

En un artículo publicado ayer 15/01/2011 en el diario especializado Cinco Días, “Pronóstico reservado para la banca española”, además de algunas informaciones muy interesantes sobre analistas expertos en la materia, hay varias ideas que me asombran que todavía se defiendan a estas alturas del problema, más concretamente las declaraciones de nuestro presidente del gobierno indicando que desea que “todas las entidades financieras mejoren lo antes posible su estructura de capital y la calidad del mismo para que se pueda normalizar el crédito”. ¿Normalizar el crédito?

¿Piensa acaso que lo “normal” en el mercado crediticio fue la situación vivida en España en los años 2003-2007 que nos ha llevado a un durísimo ajuste de balances privados y públicos únicos en nuestra Historia reciente.

¿Y si lo “normal” fuera la situación actual?

Escrito por Manuel Caraballo Callero
Economista de Izadi AG
Twitter @izadiag

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas / Stats

    • 64,074 visitas
  • Izadi® Asset Management

    Photos by Manuel Caraballo Callero
  • Contacto / Contact

    Web: http://www.izadi-ag.com

    email: info@izadi-ag.com
    Personal email: mcc.callero@gmail.com

    Tel.: +34 928 681 692
    Móvil / Mobile: +34 692 041 153
    ----------
    Photos are made by / Fotos realizadas por Manuel Caraballo

A %d blogueros les gusta esto: