Los verdaderos motivos de por qué nuestra economía sumergida es tan elevada

MCC-6783

No hay que ir muy lejos para darse cuenta de los verdaderos motivos de la existencia de economía sumergida, si bien es cierto que la hay en todos los países europeos y a todos los niveles, desde la hostelería de barrio hasta las grandes corporaciones bancarias.

Los países del sur tenemos fama de ser más proclives a desarrollar nuestra economía informal en un porcentaje superior a los países del norte, y es seguro que el clima no tiene nada que ver en esa cuestión.

Desde hace décadas, sabemos por nuestra propia experiencia que la economía informal (sumergida) la hay y puede ser importante. Desde el momento en el que no nos presentan una factura, sino un simple ticket o recibo, hay que pensar que ese dinero que pagamos no va a ser declarado al fisco con seguridad.

Como economistas sabemos que hacer el cálculo de esa economía informal es imposible por propia definición, así que nos tenemos que conformar con meras aproximaciones que no dejan de ser “sospechosas” de sufrir grandes imprecisiones. La última la que nos ofrece un informe de Visa Europa que calcula que la economía sumergida en España alcanza un valor de unos 195.600 millones de euros, el 18,6% del PIB, e indica igualmente que el peso de la misma no ha variado significativamente desde 2008 a pesar de las voces escandalizadas de algunos medios de comunicación, más preocupados por esta cuestión que por la gestión eficiente de nuestro dinero público.La impresión que tenemos los economistas es que la experiencia de calle nos indica que la economía sumergida es muy superior que las cifras que indica ese informe.

Pero, ¿cuáles son los motivos de que tengamos unas tasas de economía sumergida superiores a los países del norte?

Desde mi punto de vista habría que señalar principalmente tres:

  • La elevada presión fiscal.
  • La baja productividad general de nuestro tejido productivo.
  • El nefasto ejemplo que supone la elevada corrupción política.

Hay otros factores que influyen en esta tasa de economía sumergida como por ejemplo, una mentalidad “tolerante” e incluso justificante del fraude, falta de medios de control, legislación favorecedora de estos delitos, una alegre política de indultos que supone 1,6 cada día de media desde 1996, que también abarca a grandes defraudadores.

Por otro lado, es cierto que una fiscalidad muy elevada origina uno de los esfuerzos fiscales más altos de la OCDE que, junto con unas cargas sociales desorbitadas, hace que muchas empresas se vean obligadas a no declarar parte de sus ingresos como medio de simple subsistencia.

Con relación al segundo de los motivos principales, indicar que nuestra economía en general adolece de una alta dosis de productividad. Eso significa que la competitividad se debe conseguir a base de precios reducidos, y eso obliga a reducir costes, incluso de forma “no legal”, como es el fraude fiscal.

En la actual crisis económica, y en mis funciones de consultores en asuntos empresariales, reducción de costes, búsqueda de rentabilidades mayores, reducción de pasivos, puesta en rendimiento algunos activos infrautilizados y asuntos por el estilo, veo cómo las empresas de todo tamaño y condición siguen la misma senda a lo largo del tiempo:

  1. Reducción de los costes en la medida de sus posibilidades.
  2. Eliminación de todo lo superfluo.
  3. Reducción de los efectivos de personal, incluso incurriendo en nuevos créditos para hacer frente a costes de despido.
  4. Empezar a trabajar en la economía sumergida en porcentajes crecientes.
  5. Si los problemas persisten, incluso llegar a trabajar exclusivamente en economía sumergida (hablamos en este caso de autónomos o pequeñas empresas; en ocasiones se descubren empresas de cierto tamaño, pero no es lo habitual).
  6. Cierre.

Los empresarios, especialmente los de pequeñas empresas y autónomos siguen siempre el mismo camino antes de echar el cierre a su proyecto, que también significaría la pérdida del propio puesto de trabajo y posiblemente el de algunos miembros de su familia. No es un plato de buen gusto, precisamente.

En nuestro trabajo diario vemos que estas pequeñas empresas y autónomos llegan a esa situación por una simple cuestión de supervivencia. Los costes fiscales y sociales son tan elevados que la empresa simplemente no es competitiva. Para serlo debería tener más afluencia de clientes, mayores niveles de ventas, y unos márgenes más elevados. Se encuentran con la siguiente tesitura: si sube los precios, los clientes se van a la competencia, y si los mantienen en esos niveles, deben cerrar finalmente. La solución pasa por reducir los costes fiscales y sociales dentro de la economía.

A pesar de ser penosa esta situación, el problema de la elevada presión fiscal no termina ahí. Un estudio de la consultora Freemarket indica que la mitad de la economía sumergida y el fraude se debe al alza impositiva.

Frente a las declaraciones de nuestros estimados políticos referentes a la baja tributación que se produce en España en comparación con otros países de la Unión Europea, tristemente lo relacionan con una hipotética baja presión fiscal derivada de unos supuestos tipos impositivos menores a nuestros socios comunitarios. Y eso es falso como se puede ver en el cuadro adjunto.

Independientemente de la elevada presión fiscal sobre nuestras empresas, que ya hemos comentado, lo cierto es que el cuadro que nos ofrece esa publicación es muy interesante, con fuente de Eurostat, y que adjunto.

Sin título 2

 

El gráfico demuestra de forma muy clara mi idea central:  nuestro sistema fiscal tiene unos tipos impositivos más elevados que nuestros socios en general y muy particularmente en los tramos bajos o medios del rango de ingresos, por lo que nuestro sistema lamentablemente penaliza a las clases bajas y especialmente las medias, con lo que ello significa de empeoramiento sobre el consumo y por tanto sobre el nivel de actividad y de empleo de nuestra economía.

Con horror contemplamos que para el tramo hasta 10.000 euros, nuestro tipo impositivo se sitúa en el 24,75%, frente al 0,00% de Alemania y Reino Unido y el 5,50 de Francia. Para el tramo de 20.000 a 30.000 euros, justo el tramo donde se encuentra la renta media española y donde estaría la mayoría de los contribuyentes, nuestro tipo impositivo se sitúa en el 30,00% frente al 25,00 de Alemania, el 14,00 de Francia, 20,00 de Reino Unido.

Para el resto de los tramos, nuestro país tiene unos tipos también superiores a la de otros países del entorno.

Respecto a la segunda parte del gráfico donde se relaciona los ingresos por IRPF en porcentaje del PIB nos encontramos con que, a pesar de tener los tipos más altos, somos el país que menos recaudación fiscal consigue. ¿Por qué motivo? Por que la renta media de los españoles es sustancialmente inferior que la de los países con las que se compara. Aún con tipos impositivos mayores en los tramos inferiores y medios, ese porcentaje superior no es suficiente para que los ingresos fiscales sean similares a los de estos otros países. Y también, lógicamente, porque la presión fiscal sobre las rentas es tan insoportable que es cada vez más interesante trabajar dentro de la economía sumergida total o parcialmente.

Me temo que tal como está establecida nuestra política fiscal, ésta lo único que consigue es hacernos profundizar más en la crisis y ayudar a que muchas empresas dejen de ser competitivas con la consiguiente paralización e incremento del desempleo.

Por otro lado, y referente a la tercera cuestión importante de por qué tenemos tanta economía sumergida en España, y es propio de nuestro país y de algún otro del Mediterráneo, como Italia o Grecia, es la más que patente corrupción política a todos los niveles administrativos.

Muy frecuentemente nos encontramos con empresarios que nos indican que deben pagar a tal o cual político para que les haga un pedido de sus productos o que el pago de determinadas cantidades de dinero es imprescindible para conseguir un contrato de servicios. A pesar de los escándalos que diariamente salpican los medios de comunicación, muchos políticos siguen con ese tipo de prácticas delictivas. Por la experiencia que tenemos en el trato a empresarios, no tenemos la menor duda que en los medios de comunicación sólo vemos la punta del iceberg.

Para las personas que minusvaloran este problema, indicarles que una comisión ilegal significa claramente que hay facturas “hinchadas” para hacer frente a esos pagos ilegales, y que ese dinero sale de los impuestos que pagamos los contribuyentes. No se trata de un mal menor, sino de un auténtico cáncer que ataca a lo que debería ser lo más sagrado: el dinero del contribuyente.

Sobra decir que el político que delinque también defrauda ese dinero a Hacienda, incrementando el mal que hace a las mismas personas que le votaron.

Si todos vemos constantemente esta situación, y muchos la padecemos en nuestras propias empresas, ¿qué motivo ético hay para que nuestro cumplimiento fiscal sea irreprochable?

.

Comments
One Response to “Los verdaderos motivos de por qué nuestra economía sumergida es tan elevada”
  1. George dice:

    Correcto análisis de la situación real que padecemos los que pagamos impuestos. Viniendo del Reino Unido nunca he dejado de asombrarme de la amplitud de la economía sumergida, pero se entiende dadas las circunstancias mencionadas.
    Considero que es extremadamente importante que los políticos, famosos y grandes fortunas, o sea personas que deben de ser el ejemplo y referencia de la sociedad, sean los primeros en dar el ejemplo y cumplir con sus deberes fiscales. Desgraciadamente no es el caso, y por lo tanto el ciudadano no siente el deber de cumplir con el fisco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas / Stats

    • 64,074 visitas
  • Izadi® Asset Management

    Photos by Manuel Caraballo Callero
  • Contacto / Contact

    Web: http://www.izadi-ag.com

    email: info@izadi-ag.com
    Personal email: mcc.callero@gmail.com

    Tel.: +34 928 681 692
    Móvil / Mobile: +34 692 041 153
    ----------
    Photos are made by / Fotos realizadas por Manuel Caraballo

A %d blogueros les gusta esto: