El todo gratis que todos queremos

hojas de colores por los suelos

Hace tiempo que sigo a Enrique Dans y muchas veces leo con detenimiento sus artículos, especialmente lo referido a derechos de autor, un tema en el que estoy muy interesado. Es Profesor de Sistemas de la Información en IE Business School y suele hablar, además de derechos de autor, sobre tecnología, redes, internet, medios,…

Lleva mucho tiempo hablando sobre los derechos de autor, por supuesto mucho antes de que se desarticulaba la red de descargar ilegales de MEGAUPLOAD, posiblemente el principal servidor de descargas ilegales de material cultural y de entretenimiento.

En sus inicios, esta página y muchas otras despertaron las simpatías de los internautas. Ofrecían justo lo que queremos todos: material cultural y de entretenimiento gratis y sin límites. La mayoría tenían derechos de autor.

Por otro lado, situaciones de juzgado de guardia como la forma de actuar de nuestra querida SGAE irrumpiendo sin permiso en fiestas privadas para imponer sanciones absurdas por tocar tal o cual canción el músico de turno, y la posterior detención de sus responsables el verano pasado por múltiples delitos en los que no vamos a entrar, no hicieron otra cosa que acrecentar el entusiasmo por este tipo de páginas y el rechazo al pago de material cultural y de entretenimiento.

Inicialmente Megaupload ofrecía el servicio gratuitamente, lo que generaba más simpatías hacia los usuarios, pero con el tiempo empezó a cobrar por descargas más rápidas, o sin límites de MB, aunque el material que se descargaba pertenecía a otros.

Como indica Enrique Dans, el problema es que los medios tradicionales, las grandes productoras, discográficas,…, no han sabido adaptarse a los tiempos y pretenden seguir con sus obsoletos modelos económicos en los que nadie cree y donde no han sabido aprovechar las nuevas tecnologías para prosperar o simplemente mantenerse a flote. Siempre ha habido empresas que no se han adaptado lo suficientemente rápido a los cambios (Kodak por ejemplo, que acaba de acogerse a la Ley de Bancarrotas norteamericana).

Un simple ejemplo de falta de adaptación a la economía digital (caso real): Un libro comprado en Amazon en versión original, sin traducciones que podrían ser deficientes, cuesta, por ejemplo 15 euros. Su versión para libro electrónico puede costar unos 12 euros. Resulta que en el precio del libro impreso en papel se debe incluir derechos de autor, márgenes empresariales, impresión, papel, encuadernación, almacenaje, distribución, pago de impuestos, transporte, seguros de instalaciones, mantenimiento, margen del librero (en los casos de esos libros vendidos en librerías tradicionales), etc., y en 12 euros del libro digital se incluye derechos de autor, márgenes empresariales y un reducido coste de mantenimiento del sistema informático que facilita su descarga y la amortización del coste del mismo). Las cuentas simplemente no cuadran.

Lo mismo podemos decir de los periódicos que pretenden cobrar por la lectura vía internet. La diferencia de precio es ínfima y los costes muchísimo menores. Las grandes infraestructuras con las que cuentan los medios periodísticos tradicionales no pueden soportar simplemente el ajuste de precios hasta el nivel de equilibrio al que el usuario está dispuesto a pagar. De ahí, la quiebra de su modelo empresarial.

Esta materia es posiblemente compleja. A nadie nos gusta que nos “pirateen” algo que es de nuestra creación (yo mismo fui víctima de la copia de un artículo donde el “pirata” se hacía pasar por el autor; situación muy desagradable). Complejo es no sólo el precio, sino también los períodos en los que la obra debe conservar derechos de autor: 70 años desde la muerte del autor según la legislación europea. Podríamos discutir si el plazo es demasiado amplio o no, incluso si a la muerte del autor esos derechos deberían mantenerse para sus herederos; al fin y al cabo es algo que no ocurre con otros “propiedades intelectuales” en el resto de campos del conocimiento, como por ejemplo los diseños de edificaciones por parte de los arquitectos, o cosas por el estilo.

Creo que nadie estará de acuerdo en que los derechos de autor desaparezcan, pero de ahí a que las grandes productoras y discográficas sean las únicas beneficiarias de estos negocios y que los derechos de autor en realidad sean una parte muy pequeña del precio que paga el usuario, es simplemente injusto.

Internet está revolucionando la forma de compartir información, comunicarnos, formarnos y entretenernos. Cualquier freno a esa tendencia es un esfuerzo claramente estéril. La cuestión es encontrar el sistema “justo” de forma que sea interesante para la mayoría de los usuarios pagar una cierta cantidad de dinero razonable por los contenidos, los autores sean recompensados adecuadamente, y las empresas recibir sus ingresos acordes con el valor que ofrecen a sus clientes.

Por cierto, que se haya cerrado Megaupload no ayudará en absoluto a que desaparezca el deseo de los ciudadanos de tenerlo todo gratis.

Comments
2 Responses to “El todo gratis que todos queremos”
  1. Enhorabuena Manuel.
    Como bien dices “las cuentas simplemente no cuadran”. Los consumidores no están dispuestos a pagar una ligera rebaja en el precio que pagan por un producto que cambió de “envase”, donde con la nueva presentación se han obtenido diferenciales muy importantes en los costes … la cadena de valor.

    Saludos. Paco.

  2. kovaliov dice:

    Excelente artículo. El afán de mantener un modelo de negocio obsoleto, amenaza con llevarse por delante el Internet tal y como lo conocemos, que tantas empresas de éxito lanzó, y, lo que es peor, las libertades civiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas / Stats

    • 64,074 visitas
  • Izadi® Asset Management

    Photos by Manuel Caraballo Callero
  • Contacto / Contact

    Web: http://www.izadi-ag.com

    email: info@izadi-ag.com
    Personal email: mcc.callero@gmail.com

    Tel.: +34 928 681 692
    Móvil / Mobile: +34 692 041 153
    ----------
    Photos are made by / Fotos realizadas por Manuel Caraballo

A %d blogueros les gusta esto: