Riesgo elevado de otra recesión

¿nos alejamos?

El 15 de agosto, el Xornal de Galicia publicó una entrevista que me realizó el periodista Sergio Barbeira. La publicación se puede ver completa en este enlace, y se tituló acertadamente “Hay un riesgo bastante grande de otra recesión”.

Me llamó la semana anterior interesándose por mi opinión acerca de la economía europea, y más concretamente sobre los problemas de la deuda pública, las elevadas primas de España e Italia sobre el bono alemán y su posterior caída por la intervención transitoria del BCE. Había visto el artículo “Una enorme burbuja de deuda” publicado en Gurusblog unos días antes, donde intento alertar del gran crecimiento de la deuda que llevamos acumulada especialmente los países de la Unión Europea y Estados Unidos, y mi convicción de que esa situación nos llevará tarde o temprano a una explosión, como ocurre con todas las burbujas.

Son preguntas a veces inquietantes como: ¿Puede haber algún riesgo de sufrir una recaída en la economía global? o, ¿se va prolongar mucho más la crisis y, lo que es más importante, se está empobreciendo la población española?

A continuación reproduzco el texto íntegro de la entrevista:


Manuel Caraballo: “Hay un riesgo bastante grande de otra recesión”

>> “Si Estados Unidos entra en recesión, Europa también lo hará por su elevada deuda y por el desempleo”
>> “Si el Estado sigue dando dinero a la banca, nuestro ‘rating’ empeorará y lo pagaremos todos”
>> “El Banco de España sabe que los datos inmobiliarios no son reales y aún así lo tolera”

El economista Manuel Caraballo Callero es un analista de inversiones y mercado inmobiliario y experto en gestión de carteras y patrimonial. Es socio de Izadi AG y sus artículos económicos tienen muchos seguidores en internet, bien a través de su blog de economía (www.manuelcaraballo.wordpress.com) y de otros portales de referencia como Gurusblog. En esta entrevista para Xornal de Galicia cuenta su visión sobre la actual situación económica.

¿La volatilidad de estos días en los mercados es fruto de la especulación o responde a causas reales?

No creo que sea un tema especulativo. Se trata de nerviosismo por parte de los agentes, que no saben muy bien qué es lo que está pasando. Precisamente hace unos días había rumores sobre la rebaja de la calificación de Francia y luego se desmintieron. Pero Sarkozy se va a reunir con Merkel e Italia también ha tomado medidas de ajuste. La situación responde al nerviosismo por parte de los agentes.

Tanto el Banco de España como el Banco Central Europeo hablan ahora de una ralentización de la economía a nivel mundial. ¿Ese nerviosismo de los inversores se debe a dudas sobre la recuperación?

Desde el punto de vista de las medidas anticrisis se comete un error articularlas basándose en un hipotético crecimiento económico. Partimos de unas medidas que se basan en un supuesto equivocado. Si hay más crecimiento hay más empleo, más impuestos, más consumo y se puede salir de la crisis. Se solventa parte de la deuda con el repunte de la economía, pero cuando esa situación no ocurre, nos encontramos con que las tasas de desempleo siguen siendo altas y el consumo sigue deprimido. Todo se bloquea. Por parte del Estado, la deuda tiene más probabilidades de no pagarse porque tampoco hay un incremento de tipo fiscal. En distintos foros siempre indico que el crecimiento económico se puede producir, pero hay un punto en el que no se puede sostener. Hay cuestiones de tipo medioambiental y técnico que nos van a frenar, no podemos crecer hasta el infinito, en algún momento se tiene que parar ese crecimiento porque los recursos son limitados. Además, los crecimientos anuales son exponenciales, porque son sobre el ejercicio anterior, entonces los recursos se agotan con mayor rapidez. El objetivo de crecer en sí mismo no es válido. Hay que focalizar la atención en el pleno empleo, en más bienestar social, que haya más tecnología. Crecer por crecer no nos lleva a ningún sitio. Grandes economistas como Paul Krugman no ven el problema de la economía como yo, y algunos de los dos cambiaremos de opinión.

¿Puede haber algún riesgo de sufrir una recaída en la economía global?

Sí, sí, hay un riesgo bastante grande. No tengo una bola de cristal para saber lo que va a pasar mañana, pero tal y como está la situación a nivel mundial y en la locomotora global, que es Estados Unidos, puede pensarse en una segunda recesión. Si EE UU entra de nuevo en una recesión, Europa también lo hará. En el Viejo Continente hay unas tasas de deuda pública bastante elevadas y tenemos tasas de desempleo muy grandes, que en el caso de España es abismal.

De hecho, los mercados, el día en que se aprobó elevar el techo de deuda en EE UU, estaban más pendientes de los malos datos económicos del país que del gran acuerdo. Esto puede llevarnos a pensar que el mercado se adelanta a lo que va a suceder.

El mercado, por lo que vimos, ya suponía que ese techo se iba a subir. Llamaba poderosamente la atención que un día antes de acordar la ampliación del techo de deuda las grandes agencias de calificación mantuvieran la triple A de la deuda estadounidense. Era curioso que EE UU mantuviera esa calificación el mismo día en el que podía haberse declarado en bancarrota. Eso significa que los agentes económicos tenían claro que ese techo se iba a subir. Luego Standard & Poor’s (S&P), días después, la rebajó después de varios avisos. Pero también llama la atención que lo hiciera después de ese acuerdo.

¿Son necesarias más medidas de ajuste en España?

En España queda muchísimo por hacer. Aquí tenemos varios problemas. Uno de ellos es el mercado laboral. Para el nivel de conocimientos que tenemos en comercio y otros aspectos existe una tasa de paro disparatada. Eso quiere decir que en nuestro mercado laboral hay un elemento que no funciona. Si Alemania tiene un 6% de paro, vamos a copiar lo que hacen en Alemania. Es que es así de sencillo. Eso por una parte. La reordenación del sistema financiero tiene que concretarse. Soy de la opinión de que un banco es una empresa privada y que si quiebra hay que dejarlo caer. No soy partidario de que el Estado ayude a este tipo de empresas, salvo que sean muy grandes y representen un riesgo sistémico. En este caso, hay que intervenir el banco, dirigirlo y tomar una serie de medidas y no dar dinero público para que el banco tome las decisiones oportunas. No estoy a favor de que el Gobierno español otorgue un céntimo más a la banca. Si quiebra se reparte o se subasta, porque si el Estado sigue haciendo eso nuestro rating empeorará y eso lo pagamos todos los españoles. Me parece muy injusto que eso sea así. Otra cuestión que hay que potenciar es la unidad de mercado en España. Por ejemplo, si quiero fabricar bolsas de plástico ecológicas me encuentro que hay 15 legislaciones diferentes. Eso no puede ser bajo ningún concepto. Hay que tener unidad de mercado y condiciones en el mercado laboral que animen al empresario a contratar personas. Luego también hay que simplificar los cinco niveles administrativos que existen en España: el Estado, comunidades autónomas, diputaciones, cabildos y ayuntamientos. Las diputaciones y los cabildos proceden de un Estado central, que ahora no existe, por lo tanto esas figuras tienen que desaparecer. Esas competencias que tienen las diputaciones que sean transferidas a las comunidades o ayuntamientos, pero ese paso intermedio sobra.

¿Han tocado fondo los ajustes en el sector bancario y el inmobiliario?

No. Ambos ajustes van muy de la mano por la gran importancia que adquirió el sector inmobiliario en los precios a la crisis. En el caso del inmobiliario, todavía nos queda bastante para tocar suelo. Antes de la crisis, en 1999 o 2000, un español tenía que dedicar 3,8 años de su salario para la compra de una vivienda. Ese ratio empezó a subir y en España llegó a ocho años de salario en 2007. En el caso de Reino Unido y Estados Unidos subió hasta los seis años. El precio de la vivienda ha bajado con la crisis, pero también es cierto que los salarios se redujeron, por lo que una cosa compensa una parte de la otra. Pero ahora en España se tienen que dedicar 6,5 años de un salario medio para comprar una vivienda de tipo medio. Un alemán debe dedicar cuatro años de su renta para la compra de una vivienda y en Berlín poco más de tres años. Eso es lo que era normal en España hace más de diez años. Todavía, si estamos en seis años, eso quiere decir que tenemos recorrido a la baja. Oficialmente, los precios de los inmuebles en España han bajado algo más del 20% y en Izadi AG calculamos que aún puede quedar otro 20% adicional de bajada. Eso no quiere decir que haya zonas que se mantengan, que pueda repuntar el precio o que caigan. En una entrevista me preguntaron por qué los precios de la vivienda no se ajustan con mayor rapidez si hay tan poca demanda. La explicación es la siguiente. En junio se vendieron en España 28.000 viviendas, lo que significa que si lo extrapolamos al resto del año, se venderían sobre 300.000 casas en un ejercicio. Según los estudios de Básico Homes, para la población de España, su nivel adquisitivo, su tasa de desempleo y su crecimiento demográfico lo normal es que se vendan entre 85.000 y 100.000 viviendas al año. Pero si se venden 300.000 llegamos a la conclusión de que todavía se están comprando muchos más inmuebles de los que serían normales. Las viviendas a partir de esas 100.000 las está comprando la banca. La banca, eso lo sabemos todos, está comprando viviendas a particulares que tienen dificultades económicas. En vez de entrar en un proceso de embargo, que es muy largo y les cuesta dinero, y que tiene que provisionar al Banco de España, salda la vivienda con la deuda. Llega a acuerdos con los particulares y empresas filiales compran la casa. Lo que sucede es que se produce una venta cuando en realidad es el propio banco el que lleva a cabo la adquisición. Por tanto, los datos son totalmente artificiales. El Banco de España sabe que eso está ocurriendo, lo tolera y no da información de qué ventas son a particulares y cuáles a la banca. Ese sería un dato muy interesante de saber, pero también es cierto que sería muy perjudicial para el sector financiero porque daría una imagen espantosa de la realidad del mercado inmobiliario.

¿Se va prolongar mucho más la crisis y, lo que es más importante, se está empobreciendo la población española?

Es una pregunta bastante complicada. Para que se contraten personas tiene que haber un cambio de expectativas de crecimiento, de ventas y de cobro. Pero esas circunstancias no se están produciendo, salvo en sectores muy concretos. Y no se van a dar durante mucho tiempo. Dependemos mucho del turismo y de los países emisores netos de turistas, como Alemania o Reino Unido. Si vienen más gastarán más. Pero también es cierto que en Canarias, que depende en gran medida del turismo y tiene una tasa de paro de casi el 30%, con una ocupación de casi el 90% gran parte del año no es capaz de absorber la mano de obra que está ociosa. Eso quiere decir que no podemos depender del turismo para acabar con el desempleo. Pero es cierto que si la productividad por persona va creciendo pero las personas trabajan las mismas horas, la producción repunta mucho más. Respecto a esto también hay que considerar que para producir más no hay que hacer necesariamente las mismas horas o más. Se pueden hacer menos con más productividad. En el caso de que la empresas ingresen menos, se pueden reducir las jornadas y los sueldos sin despedir a nadie, como ya se hace en otros países. De todos modos, el tema del mercado laboral es muy complejo y pienso que nos tenemos que acostumbrar a tener unas tasas de desempleo altas durante mucho tiempo, no solo en España, y los Estados tendrán que tomar medidas fiscales para repartir el trabajo de alguna manera y para que no se produzcan problemas importantes como ha sucedido en Londres.

Manuel Caraballo Callero
Economista de Izadi AG
Twitter @izadiag

Comments
One Response to “Riesgo elevado de otra recesión”
  1. antonio dice:

    Veamos, una tonteria. ¿Que tal el utilizar la maquina de hacer dinero para acabar con la recesion ( y el paro de paso)?. El dinero nuevo no se dedicaria nunca a consumo. Consumo de los productos actuales. Es decir, sin generación de inflacion ya que el dinero nuevo se respalda por los prodcutos nuevos. Se destinaría exclusivamente a la creacion de empresas productivas de bienes y servicios nuevos. Con la generacion de actividad y empleo suficientes para acabar con la recesión (y el paro total, ya puestos).Gestionado, para mayor seguridad, por un organismo público, ICO por ejemplo. ¿Problemas?.. Yo no lo veo… Falta de ganas, seguro….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Estadísticas / Stats

    • 64,074 visitas
  • Izadi® Asset Management

    Photos by Manuel Caraballo Callero
  • Contacto / Contact

    Web: http://www.izadi-ag.com

    email: info@izadi-ag.com
    Personal email: mcc.callero@gmail.com

    Tel.: +34 928 681 692
    Móvil / Mobile: +34 692 041 153
    ----------
    Photos are made by / Fotos realizadas por Manuel Caraballo

A %d blogueros les gusta esto: